miércoles, 31 de marzo de 2010

Benditas lagrimas

Llorar a lágrima viva.
Llorar a chorros.
Llorar la digestión.
Llorar ante las puertas y los puertos.
Llorar de amabilidad y de amarillo.
Abrir las canillas,
las compuertas del llanto.
Empaparnos el alma, y la camiseta.
Inundar las veredas y los paseos,
y salvarnos, a nado, de nuestro llanto.


Llorarlo todo, pero llorarlo bien.
Llorarlo con la nariz, con las rodillas.
Llorarlo por las rodillas, por la boca.
Llorar de amor, de hastió, de alegría.
Llorar de frac, de flato, de flacura.
Llorar improvisando, de memoria-
¡Llorar todo el insomnio, y todo el día!.

Oliverio Girondo.

De siempre he sido muy llorona, de pequeña solía acurrucarme en un rincón y daba rienda suelta mis lagrimas.Supongo que mi madre llego a acostumbrarse a verme llorar sin un motivo aparente, me dejaba, a veces intentaba consolarme, pero generalmente hacia el efecto contrario al pretendido. O sea que con los años aprendió que era mejor dejar que vaciara mi interior.Alguna vecina había sido espectadora de mis llantos, recuerdo como si hubiese pasado hoy mismo, la cara de sorpresa al verme acurrucada , mentón hundido en las rodillas, abrazada a mi misma, preguntarle a mi madre:
_¿que li passa a la nena?
_res, avui te "la ploranera"
 Lloraba a moco tendido, con lagrimas gordas, de esas que lo mojan todo.
Me sonaba los mocos y lloraba, lloraba y me sorbía los mocos, me daba hipo, seguía llorando , hasta que no podía ni cerrar los ojos, rojos ,hinchados, recuerdo que incluso llego a vencerme el cansancio,quedarme dormida en el suelo y es que limpiarse por dentro es una tarea muy dura.
Pero esa llorera me solía durar solo un día, después, me sentía limpia, fuerte, grande.
Y podían pasar meses antes de volver a sentir la necesidad de vaciarme de nuevo, puede que alguna situación   o momento mis lagrimas hubiesen sido más propias, más el momento de mostrarlas, pero ya no me quedaban.
Y así sigo....llorando cuando mi cuerpo me lo pide, asustando a veces a quien no me conoce, por que si así fuera, sabría que detrás de esos llantos hay unos días radiantes, llenos de luz, con una fuerza interior, que incluso me asusta a mi  y con la necesidad innata de seguir aprendiendo y mis lagrimas a veces son el camino para asumir mis errores, comprender los de los demás y perdonarme por Pensar, Sentir y Permitirme Ser.

5 comentarios:

Mar dijo...

Yo tambien era muy llorona ya hora hay veces que tengo que ponerme tele/basura para llorar con los problemas de los demas pq soi incapaz de llorar por mí y es una muy buena limpieza, asi que llora cuando lo necesites ;)

Besitosssssss

Aniña dijo...

Llorar hace que crezcas por dentro y por fuera... otras nos llaman sensibles...llamale X pero siempre sé tú misma

Xarnego dijo...

Marta,
jo no soc ploramiques, ni plora-mols,
però de vegades el fet de ser home
no et deixa fer allós que es necessari,
i potser ara en faria mol be.
Per tot això que tu també dius,
per poder ser, sentir.
Jo també ploro per allós
que no pot ser possible,
per culpa de les circumstancies.

A cap i la fi,
son nosaltres i les nostres circumstancies.

thot dijo...

Al llorar se echa todo fuera y se limpia el espíritu. Lo malo es reprimirlo; eso nunca.
Besos.

Ana A. dijo...

Llorar para limpiar y ver, la lluvia del alma.
Tq.