jueves, 31 de marzo de 2011

Tiritas pa mi alma


Hay un palabra para definir como me siento hoy, una palabra que implica una sensación y un sentimiento, y esa palabra es:DECECPCIÓN
Y eso me pasa por esperar algo de los demas, me digo y me repito que no debo que uno no debe esperar nada.
Pero sera que no aprendo, porque sin querer espero y luego te das de morros con la realidad.
Y poco más, solo quiero añadir unas palabras de una amiga, se que a ella no va a importarle.
Quien no se ocupó
ayer de tí.
No lo hará hoy.
Y mucho menos mañana

Y no quiero acabar sin esto que encontre:
La ilusión es el primer paso hacia la felicidad
La decepción el último hacia el olvido
Y estoy escuchando -Martha my dear(Marta querida....), de Madeleine Peyroux

8 comentarios:

Pakiba dijo...

Marta no aprendemos nunca!!!!

Ana A. dijo...

ays niña ....


besos

MAMÉ VALDÉS dijo...

Somos humanos y esta situación va en el "lote", un saludo.

Deric dijo...

per molt que ens diguem a nosaltres mateixos, sempre caiem en els mateixos paranys

garbi24 dijo...

fins i tot dels fracassos més sonats en queden uns bons records....i comença si més no la il·lusió de tornar a començar. perquè si una cosa es certa és que tot lo millor està sempre en els principis......
de vegades fa més mal treure la tirita que no pas posar-la.......aleshores val la pena posar-la?

en las nubes dijo...

Si te cuento las veces que me han decepcionado... aayyyy la de disgustos que me he llevado...
Pero bueno... así es la vida!!!

Me quedo con el final..ILUSIÓN!!! ;D

Ariadna dijo...

El meu "mal de ventre" em deia sempre que com que jo tenia moltes espectatives, sempre acabava decepcionant-me.
Suposo que tu espereves alguna cosa d'algú ahir i no va ser... i patapam!
Clar que sempre va bé que algú et cuidi una mica per variar, però no pots comptar-hi.
Petonets.

maria rosa dijo...

Sempre hi ha algú del que esperes alguna cosa i t'acaba decepcionant.Però aixis funciona tot.Mes val no esperar res i el que vingui ben vingut serà.(que dificil que es això)
Petonets My dear Marta