domingo, 26 de junio de 2011

Casí ciega


A veces ni una misma es conciente de que lleva una venda en los ojos.La arrastra a traves de dias y dias hasta convertirse en parte de ti misma.
No querer ver o no poder ver en si no es malo, mientras la venda no te apriete demasiado que te dañe hasta lo más hondo, dejandote ciega.
Pero un dia sin saber muy bien porque, sopla un poco de aire fresco y la venda se mueve, ves un resquicio de luz, y adivinas que detras de tu casi ceguera hay vida.
Y debes dejar que la venda se caiga por su propio peso, nada ni nadie puede forzar a que te la quites, eso vendra por si  mismo.
Espero con ansia fuertes vientos que se la lleven, que la arrastren lejos de mi.
Luce esplendido el sol sin ella.

4 comentarios:

sargantana dijo...

estimada, aixo es un cant d'esperança
i m'alegra llegir-lo a casa teva
el temps ens dona tots l'espai que ens pertany

molta força en espera de vents favorables
petons i mes petons

Pakiba dijo...

Yo tambien espero que pronto entre esa tramontana que lo arastre todo ,incluida esa venda que nos tapa los ojos y no nos deja ver con claridad y que el sol nos ilumine de nuevo.

Besotes mil Marta.

añil dijo...

Y si ves que tarda mucho en llegar, plántate como un pino delante del ventilador y no te quites hasta que se vaya.

Un beso, guapa

Adbega dijo...

Jo encara estic intentant descobrir d'on bufa el vent, per posar-m'hi de cara!