domingo, 1 de enero de 2017

Efecto-causa

Suele ser normal empezar el nuevo año con montones de propósitos q antes de q termine el primer mes ya hemos olvidado.
Si hago balance del año pasado, la balanza se inclina por lo positivo.
También hubo cosas negativas, pero las menos y de estas he sacado un aprendizaje q espero no olvidar.
Y una de las cosas aprendidas ha sido q yo no puedo hacer nada con las decisiones q tomen los demás.
Me he dado cuenta de q mis preocupaciones y mi malestar suele ser ajeno a mi.
Me preocupan cosas q yo no puedo cambiar.
No puedo, y creo q tampoco debo intentar siempre resolver los problemas de los otros.
He sido consciente de q cada vez me queda menos tiempo.
Estoy dejando escapar mi vida, como arena q se cuela entre los dedos.
Cuidarme, mimarme, quererme van a ser mis máximas a partir de ya.
Me merezco risas a boca abierta, mimos, abrazos, comidas ricas, sexo...... mucho sexo y disfrutar de esa paz y serenidad q por fin conseguí.
Quien quiera acompañarme en este camino será bienvenido.
Quien no, pues les deseo una buena vida.

1 comentario:

joan gasull dijo...

Només tenim 24 hores per viure un dia que sempre serà irrepetible. Comencem per les coses bones millor.
Bon any i que compleixis amb escreix tot el que desitges.....si si tot.