martes, 27 de julio de 2010

Y nada menos


Olerte templado,
rozarte a medias
sólo eso.
Temblar.

Vibrantes las puntas.
Fresas, se asoman
al abismo,
espacio inexistente
entre tu piel y la mía.


  



Cada poro exhala
Estremecido,
bocanadas de boca entreabierta,

ojos cerrándose,
contemplándose
 en el momento
de sólo eso.

Bastaría permanecer así.
Todo un instante,
para no necesitar
nada más.


No se donde lo leí, pero me impacto, por eso quiero compartirlo.

3 comentarios:

Aniña dijo...

que belleza..

Striper dijo...

Suerte que por la ventana abierta comienza a entrar un poco de aire fresco.

Ana A. dijo...

Guauuuuuuuuuu nenaaaaa.

Bastaría ... ´puf! ... casi ná!!

Besos besos