martes, 3 de agosto de 2010

Que más me da de donde venga


Llueve, afuera llueve, mis ojos apenas tienen tiempo de acostumbrarse a la oscuridad, cuando de nuevo un relámpago zigzagueante rasga la negrura. Huele a hierba mojada, a calima, a pelo húmedo, huele a bienestar.
Hay que gozar de la alegría, cuando nos digna con su presencia;¿que importancia puede tener lo que dure, ni de donde venga?, bienvenidos esos momentos en los que parece que todo esta bien, que más da por que vino, ni de que manera llego, quizás vuelva a pasar de largo, pero, mientras permanece  aquí a mi lado.
Solo me falta meter los pies en los charcos: Pero eso ya seria felicidad absoluta.
Que no son horas.......y una debe mantener la cabeza fría y los pies calientes...¿o era al revés?

2 comentarios:

Ana A. dijo...

Uno de mis olores favoritos ... hierba mojada :D

Me gustó leerte alegre y dentro de esas sensaciones.

Mil besos guapa!

garbi24 dijo...

Els petits instants son els que ens omplen, i si, tant se val d'on vinguin