miércoles, 1 de diciembre de 2010

Hacia ninguna parte


La meta no existe, el camino y
La meta son lo mismo.
No tenemos que correr hacia
Ninguna parte,
solo saber dar cada paso plenamente.
Cuando somos más grandes
que lo que hacemos,
nada puede desequilibrarnos.
Pero cuando permitimos que
las cosas sean más grandes
que nosotros, nuestros desequilibrios
están garantizados.
Quizás sólo seamos agua fluyendo,
El camino nos lo tenemos que hacer nosotros.
Más no permitas que el cauce esclavice al río,
No sea que en vez de un camino
tengas una cárcel.
Amo mi locura que me vacuna
contra la estupidez.

Amo el Amor que me inmuniza
Ante la infelicidad que pulula por doquier,
Infectando almas y atrofiando corazones.

La gente está tan acostumbrada a ser infeliz,
Que la sensación de felicidad
Les resulta sospechosa.
La gente está tan reprimida,
Que la espontánea ternura le incomoda
Y el amor le inspira desconfianza.
La vida es un canto a la belleza,
Una convocatoria a la transparencia.
Música Kothbiro- El jardinero fiel

4 comentarios:

Aniña dijo...

sino existieras el mundo este no seria el mismo, gracias por recordarme lo maravilloso de las letras dichas con sentimiento
un ebsazo

Ana A. dijo...

molaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaa

besos linda

garbi24 dijo...

si vas aninguna parte es posible que encuentres algo insospechado e incluso bueno

Pakiba dijo...

Ir a ninguna parte, eso me gusta,porque sin tener rumbo fijo a veces tienes sorpresas.


Besos Marta.