sábado, 27 de noviembre de 2010

Claroscuros

Como las hojas de otoño, me siento en tonos ocres mortecinos, pero soy conciente, incluso con los colores más apagados que nunca, que aunque caiga,solo rozare el suelo(los que esperan mi caida, pueden esperar sentados, no pienso dar esa satisfacción a nadie).
Lloro, y llorare por que me lo pide el alma, y seguire llorando hasta vaciarme por dentro, se me pueden caer los ojos.....cuando no tenga más lagrimas, me reire de nuevo
Despues de esto, no me queda más que rebrotar y florecer(cual capulla).....

La foto la saque del blog de Gustavo San Miguel

7 comentarios:

Pakiba dijo...

Sigue floreciendo y no llorando Marta, todos te necesitamos.

Besos y abrazos, sin lágrimas.

garbi24 dijo...

Ànims i no decaiguis en la tristesa, hi han coses bones, només cal buscar-les

Ariadna dijo...

Tinc esperances reina! L'últim apunt me les fa tenir. No perdis mai el to divertit que, al cap i a la fi, és el que ens fa riure i somriure :-)

Ptns

Aniña dijo...

Todo lleva su tiempo y su agua!

añil dijo...

Y cuando se llega al fondo sólo queda subir. Tú ya estás en ello.

Besos

bche dijo...

ten paciencia con la mala racha, bella flor :)

un beso "capulla!" :) jajaja

Aniña dijo...

dulces hojas q no me canso de admirar
un besito